Envíos GRATIS para pedidos superiores a 30€

Tortugas de pan de leche con matcha, ¡una monada!

Recientemente estuve revisando por internet a ver si conseguía alguna receta divertida que pudiera hacerse utilizando el matcha como ingrediente principal, y de pronto me topé con esta increíble idea publicada en un artículo del blog Ful-filled que me dejó con la boca abierta. Se trata de un delicioso pan tigre (en inglés, dutch crunch) que está hecho a base de chocolate y que está DELICIOSO.

Bella, la autora del artículo, comenta que esa receta apareció en su cabeza como un sueño, puesto que se imaginaba que el pan tigre hecho a base de matcha perdería por completo el color verde que caracteriza a nuestro ingrediente favorito porque, al cocinarse, se tornaría marrón. De este modo, se le ocurrió que podría hacer la masa a base de chocolate y que la presentación se haría en forma de lindas tortugas. Cuando se levantó al día siguiente, descubrió que, por casualidad, se celebraba el Día Mundial de la Tortuga y gracias a eso fue que decidió hacer la receta. Genial, ¿no?

Lo que se le ocurrió para poder añadir exitosamente el chocolate a la mezcla es que, en lugar de simplemente utilizar el cacao, prefirió tomar chocolate blanco picado como relleno, de forma que este ingrediente le dio el toque dulce que tanto era necesario en esta receta. Para llevarla a cabo, la autora recomienda (y yo estoy de acuerdo) que se utilice una báscula para poder conocer el peso exacto de cada tortuga, de forma que la cocción entre todas sea uniforme.

Ahora sí, ¡vamos a cocinar!

Ingredientes

Para el Tang Zhong necesitaréis:

  •     3 cucharadas (24 g) de harina.
  •     1/4 taza (60 ml) de agua.
  •     1/4 taza (60 ml) de leche.

Para el Dough debéis conseguir:

  •     270g de harina de pan.
  •     100g de azúcar.
  •     12g de matcha (este es el mejor para hacer esta receta)
  •     5g de levadura instantánea.
  •     4g de sal de grano fino.
  •     4g de leche en polvo sin grasa.
  •     70g de leche entera a temperatura ambiente.
  •     1 cucharadita (4g) de extracto de vainilla.
  •     1 huevo, a temperatura ambiente y batido.
  •     28g de mantequilla sin sal, derretida y enfriada.

Para el relleno, los ojitos y el pan tigre o dutch cruch:

  •     90g de chocolate blanco, finamente picado.
  •     12 semillas de sésamo negro.
  •     1 1/2 cucharadita (3g) de levadura seca activa.
  •     1/4 taza (60 ml) de agua tibia.
  •     1 cucharada (12 g) de azúcar.
  •     1 1/2 cucharadita (12.5g) de aceite vegetal.
  •     1/2 cucharadita (2g) de sal.
  •     1/3 taza (50g) de harina de arroz.
  •     1 cucharada (7.5g) de cacao en polvo.
  •     azúcar para espolvorear.

Preparación

En una cacerola pequeña, debes batir el agua, la leche y la harina hasta que no queden grumos. Luego hay que calentar la mezcla a fuego medio bajo, revolviendo constantemente, la cual se espesará y aparecerán vetas de su batidor tras de 3 o 5 minutos de estar batiendo. Cuando esto suceda, debes retirar del fuego y transferir la mezcla de la cacerola a un recipiente limpio para que pueda enfriar a temperatura ambiente.

Para el Dough:

Hay que batir la harina, el azúcar, el matcha, la levadura instantánea, la sal y la leche en polvo en el tazón de la batidora. En un tazón pequeño, bate la leche, la vainilla, el huevo y el Tang Zhong enfriado.

Luego de esto, hay que añadir los ingredientes líquidos a los ingredientes secos y amasar con el gancho de amasar durante unos minutos hasta que se mezclen. Añade la mantequilla derretida y amasa la masa durante unos 7-10 minutos más hasta que se sienta elástica y ligeramente pegajosa. Amasa la masa en forma de bola y colócala en un recipiente engrasado para poder cubrirla y luego debes colocarla en un lugar cálido para que se levante durante 1 1/2 horas.

   


Para hacer las tortugas:

Después de que la masa esté lista, debes pesarla y dividirla en 8 trozos del mismo tamaño y recuerda reservar 2 de las piezas para las cabezas y patas de las tortugas. Luego aplana cada trozo de masa en un círculo de 10-12cm y añade 15g de chocolate blanco picado a la masa aplastada, presionando el chocolate en la masa, para poder doblar la masa hacia arriba y alrededor del chocolate blanco, presionando la masa para que quede bien sellada. Luego hay que voltear la masa de modo que el lado sellado quede hacia abajo. Una vez hecho esto, hay que repetir con los otros 5 trozos de masa y los cuerpos de las tortugas estarán listos.

Ahora hay que colocar los cuerpos de las tortugas en una bandeja para hornear forrada de pergamino, dejando 5cm entre cada tortuga. Toma 1 de las bolas de masa reservadas y divídela en 6 trozos de igual tamaño para luego enrollar a cada uno en una esfera. Debes pellizcar suavemente un extremo de la esfera, deslizar el extremo pellizcado debajo del cuerpo de la tortuga y presionar el cuerpo hacia abajo en el punto de encuentro, repitiendo hasta que todos los cuerpos tengan cabeza.

Toma la otra bola de masa reservada y divídela en 6 trozos iguales. Divide cada uno de estos trozos en 4 trozos pequeños, dejando 4 bolitas de masa por tortuga para los pies (24 trozos pequeños en total). Después forma cada una de las 4 bolitas de masa en un óvalo, pellizcando un extremo de cada óvalo, y desliza los extremos pellizcados debajo del cuerpo de la tortuga, colocándolos donde las patas de la tortuga necesitan estar.

Una vez que todas las tortugas tengan cabeza y patas, ya puedes hacer los ojos tomando 2 semillas de sésamo negro y colocándolas sobre cada cabeza, presionándolas suavemente en la masa con un palillo de dientes. Luego cubre los rollos completos de tortuga con un plástico y colócalos en un lugar cálido para que se levanten durante unos 30 minutos.

Mientras las tortugas se levantan, es momento de hacer el pan tigre.

En un tazón pequeño, bate los ingredientes crujientes hasta que estén suaves. Cubre con plástico y deja que se eleven mientras las tortugas están subiendo.

 

Cuando las tortugas hayan terminado de levantarse, precalienta el horno a 350F, remueve la mezcla hasta que esté suave y luego cubre la parte superior de cada cuerpo de tortuga con la misma, extendiéndolo uniformemente con una cuchara.

Después, espolvorea esta capa crujiente con azúcar y hornea los panecillos durante 20 minutos. Retira del horno y coloca las tortugas en una rejilla para que se enfríen durante 10-15 minutos.

¡Y ya está! Podéis comerlas cuando aún estén calientes o, en su defecto, se pueden guardar en un recipiente hermético y calentar por 20 segundos en el microondas al momento en el que se te antoje comer más.