Envíos GRATIS para pedidos superiores a 30€

Increíble Matcha Cheesecake, ¡mira cómo prepararla!

Este es un postre japonés muy fácil de realizar y, aunque parezca extraño, es realmente delicioso y estoy segura que a tu familia y amigos les va a encantar. 

Ingredientes:

  • 20 galletas tipo María
  • 80g de mantequilla
  • 100g de azúcar
  • 50g de harina
  • 4 huevos
  • 20g de nuestro matcha premium
  • Zumo de medio limón
  • 400g de queso Philadelphia

Elaboración paso a paso:

  1. Precalienta el horno a 180 °C.
  2. Tritura las galletas en una procesadora o licuadora hasta obtener un arenado.
  3. Funde la mantequilla en el microondas o a fuego medio y mezcla con las galletas.
  4. Engrasa con mantequilla o aceite en aerosol un molde de tarta y vierte la mezcla de galletas y mantequilla. Esparce con la palma de tus manos hasta cubrir toda la base del pastel de queso con té verde. Lleva el molde a la nevera para que se endurezca.
  5. Coloca en un recipiente el queso Filadelfia y los 100g de azúcar. Bate muy bien con una batidora eléctrica hasta lograr una mezcla homogénea.
  6. Ve agregando los huevos de alguno, bate y mezcla muy bien. Ten en cuenta de no agregar el siguiente huevo hasta que el primero no se haya integrado correctamente.
  7. Cuando ya hayas incorporado los cuatro huevos, mezcla en otro recipiente el té verde con 50g de harina y vuelca este preparado en el recipiente del queso.
  8. Continúa batiendo muy bien y, finalmente, agrega el zumo de limón.
  9. Retira la base de tarta que tienes en la nevera y vierte la crema de queso con té matcha por encima. 10. Lleva al horno, disminuyendo la temperatura a 160° C.
  10. Hornea durante 30 minutos o hasta que la tarta de queso se presente un poco hinchada. Esto es normal y quiere decir que ya ha cuajado del todo.
  11. Deja templar durante 30 minutos fuera de la nevera y transcurrido ese tiempo, desmolda y lleva la nevera durante seis horas como mínimo.

¿Qué tal te pareció esta deliciosa receta?¿Te animarías a prepararla? En nuestra web encontrarás recetas similares. Y recuerda ¡Si el cuerpo te pide matcha, matcha le tienes que dar!