Envíos GRATIS para pedidos superiores a 30€

Comidas saladas con matcha, ¿te animas a probar?

Cuando buscas en internet “recetas con matcha”, las comidas que más aparecen son tortas, bizcochos, helados… Y realmente casi nunca se consiguen recetas de comidas saladas en las que se pueda utilizar este increíble ingrediente.

Sin embargo, en Queremos Matcha nos dimos cuenta de esto hace algún tiempo y nos dedicamos a conseguir recetas nuevas utilizando el matcha para compartir con todos nuestros lectores.

Entonces hoy queremos compartirte 3 recetas DIVINAS que no puedes dejar de probar cuando comiences a incorporar al matcha dentro de tu menú diario. ¡Sigue leyendo y descúbrelas!

Noodles de té matcha

Pues sí, como lo has leído: pasta hecha con matcha. ¿A que no es guay? Nos encanta esta receta porque la pasta es una comida que está presente al menos una vez en el menú del mes y que, al añadirle el matcha, adquiere una composición totalmente nueva para el paladar. ¡Tienes que probarla!

Ingredientes:

  • 200 g de harina para fritos y rebozados (20% de trigo duro).
  • 60-70 g de harina de trigo duro, hasta completar 280 g de mezcla harina y té matcha.
  • 3 cucharaditas colmadas de té matcha.
  • 3 huevos medianos.

Preparación:

  1. Casca los huevos y échalos en un bowl, en donde añadirás las harinas y el té.
  2. Utilizando una licuadora, mezcla los ingredientes. Al principio quedará una masa un poco arenosa, pero esta luego se va a ir amalgamando con el amasado.
  3. Haz una bola, envuélvela en lámina de plástico y deja reposar una media hora.
  4. Si tienes una máquina para hacer pasta, ha llegado el momento de utilizarla, pero si no, no te preocupes porque no es imprescindible. Puedes estirar la masa utilizando un rodillo, doblarla en acordeón y cortar tallarines a cuchillo. Si no tienes un sitio adecuado para secar la pasta, colócala sobre una superficie enharinada y espolvorea ligeramente con harina. Si no la vas a usar de inmediato, se puede agrupar en forma de niditos y congelarla.
  5. Para cocinarla, bastan entre 4 y 5 minutos de cocción en agua salada. Al cabo de ese tiempo, se escurre, se reparte en los platos y se añade la crema de albahaca al gusto.

Dip de matcha salado

Este es un descubrimiento delicioso que puedes combinar con crudités de verduras para un aperitivo saludable durante el día, ¡descubre cómo se hace!

Ingredientes:

  • 2 cucharaditas de té verde matcha.
  • 250 g de queso crema tipo Philadelphia.
  • 50 ml de agua.

Preparación:

  1. Pon a hervir el agua.
  2. Una vez que haya hervido, deshaz el té verde en polvo en el agua caliente con mucho cuidado de que no se formen grumos. Para esto, lo más idóneo es que utilices el batidor chasen de bambú para tener mejores resultados.
  3. Mezcla el queso crema con el líquido de té verde.
  4. Deja reposar la mezcla en la nevera durante aproximadamente 2 horas. Luego de esto, ¡estará lista para untar!

Pan con té matcha

Si bien esta receta incluye más azúcar que sal, no entra como tal dentro de la categoría “postres”, así que nos pareció pertinente incluirla en este artículo porque es una receta muy novedosa que necesita ser compartida, así que ¡vamos allá!

Ingredientes:

Para el Tang Zhong:

  • 20 gr. de harina de fuerza.
  • 120 ml. de agua.

Para la masa:

  • 25 gr. de levadura fresca.
  • 400 gr. de harina de fuerza.
  • 50 gr. de azúcar.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • 100 gr. de leche.
  • 1 huevo
  • El Tangzhong.
  • 75 gr. de mantequilla, a temperatura ambiente.
  • 2 cucharaditas colmadas de té Matcha.
  • Leche.

Preparación:

Anteriormente ya habíamos publicado la forma de preparación del Tang Zhong en una receta super mona de tortugas de pan de leche con matcha, pero de todas formas lo explicaremos de nuevo a continuación:

  1. En un cazo disuelve los 20g de harina en 100g de agua.
  2. Cuando esté bien disuelta, pon el cazo a calentar a fuego medio bajo, sin parar de remover. Cuando alcance los 65ºC aparta del fuego y tápalo.
  3. Deja a temperatura ambiente hasta que alcance unos 20ºC. En ese momento ya lo podemos usar.

Mientras el Tang Zhong se enfría, puedes preparar los demás ingredientes:

  1. Engrasa el molde de pan con un poco de mantequilla, teniendo cuidado de que queden todas las aristas bien engrasadas.
  2. Pon el resto de los ingredientes en el bol de la amasadora, excepto la mantequilla y el té matcha. Amasa a velocidad lenta hasta que se integren bien todos los ingredientes, y luego sube un poco la velocidad al 3 hasta que la masa casi ha desarrollado el gluten por completo. Lo notarás porque la masa está compacta y lisa, además de despegarse de las paredes del bol.
  3. Añade la mantequilla fría cortada en dados para que la masa la vaya cogiendo a medida que la necesite, y así no se calienta en exceso. Continúa batiendo unos minutos más a velocidad alta hasta que la masa está lisa, suave y brillante.
  4. Saca la masa del bowl, haz una bola y divídela en dos porciones iguales. Coloca una de ellas en el bowl y tapa con film. La otra la deberás volver a poner en el bol de la amasadora añadiéndole el té matcha. Amasa hasta que esté completamente integrado, saca del bowl y haz otra bola. Tapamos con film y dejamos fermentar las dos mitades a temperatura ambiente hasta que doblen el volumen, entre 1 y 2 horas a 22ºC.
  5. Una vez que hayan fermentado, deberás volcarla sobre una superficie ligeramente enharinada. Quita suavemente el aire de la masa y divide cada masa en 2 partes iguales, las cuales deberás las boler y las dejar reposar tapadas con con paño de algodón unos 15 minutos.

Ahora, a formar los rulos:

  1. Coge una de las bolas de masa y la estírala con el rodillo formando un óvalo. Dobla por la parte más larga del óvalo, hasta 1/3, gira 180º y vuelve a doblar 1/3.
  2. Pon boca abajo y estira de nuevo con el rodillo hasta formar un rectángulo.
  3. Tapa con el paño y repite la operación para las otras porciones.
  4. Una vez tengas todas las porciones estiradas, coloca una porción blanca y una verde encima, procurando que la verde no sobresalga por encima de la blanca y, con cuidado, enróllalas.
  5. Una vez hecho el rulo, lo debes colocar en el molde untado de mantequilla.
  6. Procede igual con las otras dos porciones de masa para formar otro rulo igual que el anterior, y lo colocas al lado en el molde de pan.
  7. Pinta la superficie de cada rulo con huevo batido, tapa con un paño de algodón y deja fermentar a temperatura ambiente hasta que doble el volumen de nuevo.
  8. Cuando veas que la masa empieza a alcanzar los bordes del molde, pon a calentar el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
  9. Una vez que la masa haya doblado el volumen, la métela en el horno y déjala ahí por unos 30 minutos. Si ves que la superficie se está dorando demasiado, puedes cubrirla con un trozo de papel aluminio hasta que termine la cocción.
  10. Cuando haya terminado de hacerse, saca el pan del horno y desmóldalo. Pon a enfriar sobre una rejilla y ¡listo! Ya tendrás un hermoso pan hecho con matcha.

Con estas recetas queda más que comprobado que el matcha puede utilizarse en cualquier ocasión, así que, ¿qué esperas? ¡Comienza a incluirlo en tu vida!